Fútbol

Uno x uno: Argentina 2-1 Nigeria

La Selección Argentina y un triunfo agónico por 2 a 1 ante Nigeria que lo deposita en los octavos de final del Mundial de Rusia 2018. Lionel Messi y Marcos Rojo, los puntos altos del equipo.

Triunfo agónico ante Nigeria para seguir con vida en el certamen más importante de la historia del fútbol. Lionel Messi abrió el marcador en la primera etapa, mientras que Marcos Rojo se vistió de héroe a falta de 5 minutos para sellar la victoria final y clasificación a los octavos. Ambos jugadores fueron los puntos más altos del equipo y ahora se viene Francia, el próximo sábado, desde las 11 horas, en Kazan.

Franco Armani (6): Pese a que significó su debut en el arco de la Albiceleste, se mostró muy seguro. Recibió sólo un gol, mediante el punto penal, e intervino en dos jugadas claves: primero, en la primera etapa, cortó afuera del área con los pies yendo al piso. Segundo, un mano a mano clave ante Ighalo cuando faltaban 10 minutos para la finalización del encuentro.

Gabriel Mercado (6): Se mostró siempre activo en la banda derecha, ya que siempre que pudo, se mostró como una opción más en el ataque. Tiró el centro del gol agónico de Marcos Rojo. Justificada titularidad del ex Estudiantes y River.

Nicolás Otamendi (5): Por arriba, seguro como es habitual en el hombre de Manchester City. Pero cuando el equipo necesitaba tener la pelota, el defensor eligió rifar la misma a través de pelotazos.

Marcos Rojo (8): El autor del gol agónico que depositó a la Selección en los octavos de final. Marcos Rojo cumplió con creces, pisó el área y definió como un delantero con su pierna menos hábil. De primera, la puso pegadita en el palo izquierdo del arco que defendía Uzoho. Mítico y lluvia de aplausos para el ex Estudiantes de La Plata y actual Manchester United.

Nicolás Tagliafico (6): En defensa y en ataque, muy correcto. Acierto de Jorge Sampaoli en hacerlo dueño del lateral izquierdo y, pese a que no tiene mucha altura, peleó y ganó varias pelotas divididas. Ah, y hasta se animó a pisar el área rival.

Enzo Pérez (5): Fue uno de los socios que tuvo Messi durante la primera etapa del partido. Se mostró, pidió la pelota e hizo jugar al equipo junto a Éver Banega. En el segundo tiempo, el cansancio le jugó una mala pasada y fue reemplazado por Pavón a los 15 del complemento.

Javier Mascherano (3): Flojo rendimiento del Jefecito. Impreciso y a destiempo con las marcas, cometió un penal infantil (del que aprovechó Moses para empatar el encuentro) y varios errores en los pases durante la salida del equipo. 

Éver Banega (7): Fue el socio ideal de Lionel Messi adentro del campo de juego. La pidió e hizo jugar al equipo, sobre todo en el primer tiempo. Y cuando promediaban 15 minutos, metió un pase soberbio al mejor jugador del mundo para que defina cruzado con su pierna inhábil y abra el camino de la victoria.

Ángel Di María (6): Angelito cumplió. Generó molestia sobre la banda izquierda y varias faltas con las que Argentina pudo aumentar la brecha en el marcador.

Gonzalo Higuaín (5): Si bien pivoteo en varias ocasiones, tuvo dos situaciones claras de gol que no pudo aprovechar, particularmente la segunda a falta de 10' para el final: en el área, pateó de primera de zurda y la tiró por arriba del travesaño.

Lionel Messi (8): Con jugadores que lo asisten y le permiten terminar las jugadas, la "Pulga" es determinante y te gana partidos. Se lo notó muy cómodo durante el primer tiempo gracias al juego asociado que tuvo el equipo en los pies de Éver Banega. Sobre su gol, nada que agregar: la paró de zurda, en el aire la acomodó y definió cruzado de derecha. Golazo. Ah, también estrelló el palo en un tiro libre. El segundo tiempo mermó su rendimiento, como el de todo el equipo, pero se lo notó activo y con sed de revancha.

Cristian Pavón (6): Entró muy bien para abrir la cancha. Le dió al equipo verticalidad y hasta incluso le cometieron un penal que el árbitro del encuentro minimizó. Pide pista el 7 bravo de Boca Juniors.

Maximiliano Meza (4): Nunca pudo adaptarse a la necesidad del partido. Intentó desbordar, pero se lo notó muy nervioso y errático.

Sergio Agüero (4): Ingresó con el objetivo de que le quede la última pelota milagrosa que deposite al equipo a la siguiente fase. Pero Rojo se vistió de héroe y se llevó todas las miradas.

Lee también

Botón volver arriba