DeclaracionesFútbol

Volver a jugar un Superclásico, el anhelo de Erbes

Otro de los anhelos de Cristian Erbes es volver a jugar un Superclásico en La Bombonera, una experiencia que remarca como única.

A poco de que se viva una nueva edición del Superclásico del fútbol argentino, Cristian Erbes rememora y, a la distancia, se pone ansioso (como todo hincha de Boca) con el partido más esperado por el país a la vuelta de la esquina. Reconoce que si bien sabe lo que significa esta clase de encuentros, ya que lo vivió como jugador, le encantaría volver a disfrutar ese momento:

"Jugué varios Superclásicos, tanto en inferiores como en primera. Es un partido importante, lo vivís con unos nervios diferentes antes de salir a la cancha. Y esas cosas se extrañan mucho, la previa del partido, salir y jugar en La Bombonera. Es algo que anhelo y que me gustaría volver a vivir".

En la semana anterior, Lucas Pratto instaló una polémica que generó ruido en el Mundo Boca. ¿Es River superior en carácter al Xeneize? Carlos Tevez y Darío Benedetto fueron algunos de los que salieron al cruce, algo en lo que Pichy también estuvo de acuerdo:

"No sé qué pensará Pratto. Fui compañero de él y tenemos una buena relación. Quizás Tevez tenga razón, se quiere ganar al hincha de River, pero creo que estuvieron de más las declaraciones. Como dijo el Pipa (Benedetto), hay que demostrarlo en la cancha cuando jueguen".

Si algo no se pudo evitar tocar en la charla con Erbes fueron las eliminaciones por torneos internacionales ante River, algo que si bien dejó una herida abierta en La Boca, al volante todavía le hace ruido y no por cuestiones meramente futbolísticas:

"Fue un poco de todo. Algunas cosas externas al fútbol nos afectaron en su momento. Yo como jugador sentí que fuimos desfavorecidos en los cruces. Y en su momento se hablaba de que River tenía más actitud y de más, pero ya está, no es tiempo para lamentarse. Ya las cosas pasaron pero si, pienso que al menos en la Copa Libertadores, el tema fue externo y traspasó en lo futbolístico. En la Sudamericana nos ganaron de local y no se pudo dar".

Y, como sintiendo la necesidad de resaltarlo, defendió a, en ese entonces, entrenador de Boca, Rodolfo Arruabarrena:

"Y después no hay que olvidarse que habíamos terminado muy mal en la etapa de Bianchi y cuando llegó el Vasco todo eso se revirtió, fuimos campeones dos veces. Ahí empezó a mejorar todo. Y después quizás ciertos partidos nos complicaron y el Vasco se tuvo que ir. La eliminación con River, el partido que se pierde con San Lorenzo. No tuvimos un poco de suerte para que las cosas siguieran funcionando".

Cerrando esa idea, donde termina elogiando al Vasco y destacando también a Basile (quién lo hizo debutar como profesional con tan sólo 19 años), para el mediocampista surgido del Xemillero, uno no siempre puede llevarse algo de cada entrenador que le toca a lo largo de su carrera:

"Con el Vasco es con el que mejor me sentí en cuanto a la posición y el funcionamiento del equipo. Era lo que a mi más cómodo me quedaba a lo que yo le podía dar al equipo. Después el Coco (Basile) me hizo debutar. Me fue llevando de a poco y le estoy muy agradecido por la manera en que me llevó a jugar mi primer partido como profesional. Y después hay algunos que te dejan una cosa o no, no pienso que todos te dejen algo. Quizás a nivel de aprendizaje sí, pero a nivel futbolístico no".

Lee también

Botón volver arriba