Positivo de buen fútbol: Boca superó a Libertad en Paraguay

Y Boca volvió a dar positivo, pero de buen fútbol. El Xeneize no demostró la inactividad y superó con claridad a Libertad por 2 a 0.

Tras 6 meses de inactividad, Boca derrotó a Libertad de Paraguay por 2 a 0 en el Estadio General Pablo Rojas, por la tercer fecha del Grupo H de la Copa Libertadores 2020.

El equipo de Leandro Somoza, quien estuvo al mando mientras Miguel Ángel Russo se resguarda en Buenos Aires, parecía ser el que llevaba más de 10 encuentros previos. Presionando la salida y con más coherencia a la hora de monopolizar la pelota, no parecía que lleve seis meses sin jugar.

A los seis minutos, encontró la ventaja: Eduardo Salvio, el mejor en ofensiva, dejó un rival en el camino con un sútil enganche, definió aunque el arquero le detuvo el remate, el rebote de Gonzalo Maroni se estrelló en el palo y el Toto no falló en su segunda oportunidad. 

Pudo aumentar la ventaja, pero ni Carlos Tevez, ni Maroni en dos oportunidades y tampoco Salvio encontraron el gol. La imagen, con el parate que parecía interminable y el brote dos semanas previas a este encuentro, no parecieron existir.

El equipo de Somoza fue superior, demostró no perder el orden que adquirió desde la llegada de Russo y se imponía en la primera parte al conjunto de Ramón Díaz, quien llevaba 12 partidos de ventaja.

En el complemento, nuevamente fue de mayor a menor, aunque cedió más de lo que quiso la posesión. Libertad no llegó por mérito propio, lo más peligroso fue un rebote que salió hacia atrás de Carlos Izquierdoz, en el área chica fue Leonardo Jara quien se encargó de despejar y evitar lo que pudo haber sido el empate.

Obligados por la falta de rodaje, Nicolás Capaldo por Maroni, Edwin Cardona por Tevez y Walter Bou por Franco Soldano fueron variantes obligadas para volver a ganar terreno, ante un Libertad que intentaba amenazar el arco de Esteban Andrada.

El regreso del colombiano, quien oficialmente empezaba su segundo ciclo en el club, tuvo su sello: A los 84 minutos, una pelota que sólo los jugadores de su calidad pueden poner en donde quieren, terminó en los pies del filoso Salvio. El Toto enganchó y con la zurda estampó su doblete y el 2 a 0 que cerraba el regreso de Boca a la Libertadores.

El conjunto blanquinegro terminó con 10, tras la expulsión de su goleador, Antonio Bareiro, muestra de la impotencia que generó la superioridad del equipo de Somoza.

El Xeneize no sólo cumplió. En medio de una pandemia, le regaló a su gente un triunfo que lo pone más candidato que nunca. Demostró que el campeón del fútbol argentino venció a la inactividad y, en una previa caliente con especulaciones ridículas, se llevó tres puntos que valen por mil.

Botón volver arriba